How to eat well with a low budget Gut essen mit wenig Geld Cómo comer bien con un presupuesto reducido

Cómo comer bien con un presupuesto reducido

Biomanantial
por Nayeli R.

  4  Comentarios

Cómo comer bien con un presupuesto reducido

En estos duros momentos desde el punto de vista económico, un número considerable de europeos tiene dificultades para comprar comida y hace esfuerzos por ahorrar en la cesta de la compra. Existe una idea errónea bastante generalizada de que todos los alimentos sanos son caros. Se puede comer de manera saludable con un presupuesto limitado, aunque puede que requiera un poco más de planificación.

Recortar gastos

Según la encuesta Eurobarómetro Flash de 2010 realizada para supervisar el impacto social de la actual crisis económica, aproximadamente uno de cada cinco europeos tuvo dificultades para comprar comida u otros productos necesarios para la vida diaria en al menos una ocasión durante los doce meses previos a la encuesta1. Ante esta situación financiera inestable, todo el mundo se preocupa por el futuro e intenta reducir gastos. Un objetivo claro es la cesta de la compra.

La comida casera es más barata

Un reciente estudio americano evaluó el coste de la compra de alimentos para cumplir con las recomendaciones dietéticas nacionales. Se comparó la compra de alimentos en supermercados con la de comida rápida en restaurantes modernos2. Los alimentos adquiridos en supermercados incluían grandes cantidades de fruta, verduras congeladas, pechugas de pollo, carne magra, pasta, pan, cereales de desayuno y productos lácteos. Las comidas adquiridas en el restaurante moderno consistían normalmente en bocadillos, carne de pollo empanada, patatas salteadas o fritas, zumo, café o refrescos. Los análisis demostraron que el coste por caloría de la dieta de comida rápida era un 24% más elevado que la dieta de comida casera. Sin embargo, este cálculo no incluía los costes de la infraestructura privada para cocinar ni el tiempo necesario para comprar y preparar los alimentos, por lo que el ahorro total podría ser algo menor. Desgraciadamente, no existen datos en Europa que permitan hacer una comparación.

Las directrices estimulan el consumo de alimentos más económicos

Por lo general, se cree que comer de manera saludable resulta caro, pero los supermercados hoy en día ofrecen una amplia gama de alternativas. Además, las directrices alimentarias recomiendan consumir únicamente pequeñas cantidades de los artículos costosos como carne, pescado, pollo y queso. En realidad, deberíamos comer más judías, lentejas y otros productos económicos como pan (integral), arroz, pasta y otros cereales. En la práctica, esto implica más judías y menos carne en el chile con carne, o pasta con menos queso en la salsa. Con respecto a las frutas y verduras, los productos frescos de temporada no suelen costar mucho. Considere también las verduras congeladas y enlatadas, que están disponibles durante todo el año y contribuyen de igual manera a alcanzar el consumo recomendado de estos productos. Por otra parte, dada la seguridad y calidad nutricional de los alimentos convencionales, no merece la pena incluir alimentos orgánicos más caros si se dispone de un presupuesto limitado. Por lo tanto, abra bien los ojos al hacer la compra, busque las ofertas especiales y, sobre todo, compre únicamente lo que sepa que va a comer.

Reducir al mínimo el desperdicio de comida

En Europa tiramos grandes cantidades de comida cada año, muchas veces aún en su envase original. Esto se debe principalmente a que los alimentos se estropean antes de que encontremos tiempo para comerlos o a que cocinamos demasiada cantidad y tiramos el resto. Se han creado páginas web para ayudarnos a reducir al mínimo el desperdicio de comida, proporcionándonos a menudo trucos para controlar mejor las porciones, mantener los alimentos frescos durante más tiempo, y aprovechar las sobras con nuevas recetas.

Tenga siempre un plan

Una buena manera de alimentarse de forma sana y económica sin desperdiciar comida es tener un plan. Dedique media hora aproximadamente a decidir su menú semanal, mire en libros de recetas o consulte alguna de las muchas páginas web donde obtendrá abundantes ideas para preparar comida sana. Compruebe lo que tiene en su despensa, haga una lista de ingredientes adicionales y limítese a su lista al hacer la compra. Coma algo antes de ir al supermercado, puede que así evite comprar impulsivamente, ya que el hambre hace que llenemos nuestro carro de la compra con productos que no necesitamos. El resultado: ingredientes que se van a aprovechar en lugar de estar en la despensa estropeándose, tiempo ahorrado cada noche, ya que sabe lo que va a cocinar, y comidas saludables y sabrosas que no nos costarán un ojo de la cara.

Consejos frugales sobre alimentos

  • Compre la fruta y la verdura de temporada, y cocine con estos productos en la medida de lo posibl
  • Diseñe un menú semanal sano de bajo coste
  • Escriba una lista de la compra y aténgase a ella
  • Organice los alimentos en su nevera/despensa de manera que los consuma antes de su fecha de caducidad
  • Mida las porciones para reducir el desperdicio
  • Entérese de cómo utilizar las sobras
  • Cocine el doble y congele la mitad para otro día
  • Los supermercados a menudo bajan el precio de los artículos perecederos al final del día o los fines de semana, cuando se aproxima la fecha de caducidad
  • Comparta ofertas especiales/compras en grandes cantidades con un amigo o congele productos para usarlos posteriormente.

Para más información
http://www.nutricion.org/recursos_y_utilidades/PDF/Comprar_bien.pdf

Referencias

1.European Commission. Monitoring the social impact of the crisis: public perceptions in the European Union. Flash Eurobarometer, Wave 2, March 2010. Disponible en: http://ec.europa.eu/public_opinion/flash/fl_286_en.pdf

2.McDermott AJ and Stephens MB. (2010). Cost of eating: Whole foods versus convenience foods in a low income model. Family Medicine 42(4):280-284. Disponible en: www.stfm.org/fmhub/fm2010/April/Andrew280.pdf

Escribir un comentario

Tags: alimentos comer dinero

También te puede interesar:

Comer y longevidad

6 Comentarios

100%

4 Comentarios “Cómo comer bien con un presupuesto reducido”

4
el 11/12/2013
Muchas gracias por estos consejos, el consumo de productos orgánicos, considerados saludables, a veces pueden elevar nuestros gastos, yo considero estos gastos una inversión porque a la larga, nos evitamos los gastos de medicinas y tratamientos de enfermedades asociadas a una mala alimentación, por otro lado, si aprovechamos los prodcutos de temporada y que son típicos del país también podemos ahorrar porque son más económicos, saludos!
5
el 24/07/2013
Me parece perfecto que existen lugares donde te orientan para no desperdiciar, es mejor hacer un menu semanal y comprar todo lo necesario y yo por ejemplo si me sobra al go lo guardo y al final de la semana saco todo lo sobrante y cada quien escoge que comer y asi no tiro comida porque hay muchas personas que no tienen que comer y es un pecado tirar.
5
el 15/06/2012
Lo mejor es hacer un menú semanal y proveernos de los alimentos que usaremos, a la medida, para que no se malogren luego, no hay que llenarnos de cosas en la refrigerador, tener lo justo y necesario. Además las verduras no son muy caras, si lo comparamos con las carnes que aportan más grasa, colesterol y se gasta en ellas más dinero. A veces lo más comercial, es lo más caro y no por ello más nutritivo.
5
el 13/04/2011
Totalmente de acuerdo para abaratar el coste de consumo diario mejor comer en casa.
Lo segundo,es preferible comprar los alimentos en centros de acopio mayoristas o minoristas en todo caso,garantizando que los productos que lleguen a nuestros hogares sean ciento,por ciento natural.
Tercero,seria necesario,que incluyan diferentes tipos de menu para la semana

Escribir un comentario

Nombre: (Requerido)
E-Mail: (no será publicado) (requerido)

Tu comentario:

Puntuación:Pobre Excelente
captcha image
Código de confirmación: (Requerido)
Acepta las normas de participación
Flores de Bach: la misión del alma y la salud física y emocional

«Flores de Bach: la misión del alma y la salud física y emocional