Tips for not abandoning Diets Tipps damit sie eine Diät nicht aufgeben Consejos para no abandonar las Dietas

Consejos para no abandonar las Dietas

Biomanantial
por Nayeli R.

  1  Comentarios

Consejos para no abandonar las Dietas

El 30% de los pacientes que no logran cumplir con la prescripción de comer menos, abandonan la dieta por “vergüenza” de enfrentar a su médico

El temor a la cita médica es una de las principales causas de deserción del tratamiento. Lo sufren principalmente las “personalidades dependientes”. Cómo debe ayudar el entorno.

Datos proporcionados por el Prof. Dr. Ricardo Chiosso (M.P. 13766), Director Médico de Sanatorio Diquecito

• “Uno de cada tres pacientes que abandonan su tratamiento ambulatorio para bajar de peso, reconoce haber discontinuado el proceso por “vergüenza” frente a su médico como consecuencia de no haber podido alcanzar los resultados propuestos”.

• “Esta situación se explica en el vínculo que se establece entre el paciente y su médico, mediante el cual la persona deposita en el profesional la fantasía de que éste tendrá la capacidad de revertir desde afuera una enfermedad cuyo tratamiento depende en realidad directamente de las decisiones de alimentación del paciente”.

• “En otras palabras, al iniciar un tratamiento de descenso de peso, algunas personas le confieren al especialista un rol omnipotente que le hace pensar que éste logrará controlar la situación que ellos no pueden afrontar. Entonces, si el nuevo tratamiento falla, se tiende a hacer responsable del fracaso a la prescripción médica y no a las dificultades propias para cumplirlo”.

Vergüenza

• “Este ciclo crece proporcionalmente con cada recaída. El mayor problema del abandono de la dieta viene cuando la persona se da cuenta de que no hay grandes diferencias entre propuesta terapéuticas de reeducación alimentaria sino que todas implican reglas de restricción que ellos no pueden cumplir, y es allí cuando lo inunda un sentimiento de vergüenza que lo lleva a no presentarse más ante ese profesional y la salida resulta empezar la búsqueda de un nuevo profesional que tendrá un método más llevadero para bajar de peso”.

• “La persona vuelve a darse cuenta de que no pudo asumir la prescripción, tras lo cual abandona el tratamiento y en lugar de analizar las causas del fracaso culpa a la dieta y al médico que se la recetó, buscando un nuevo profesional que lo llenará de ilusiones hasta que se dé cuenta de que éste tampoco tendrá la potestad para solucionar el problema. Volverá la culpa y la vergüenza”.

Perfil

• “Quienes más padecen esta situación son quienes tienen personalidades dependientes, tanto “activo dependientes” como “pasivos dependientes”.

• “A grandes rasgos, estos son individuos que buscan continuamente que las demás personas los valoren y destaquen lo que hacen. Necesitan de un aval permanente por parte de otros para sentirse seguros. Muestran una alta necesidad de apoyo y atención. Si se le priva de afecto y cuidado experimentan un acusado malestar, tristeza y ansiedad”.

La tercera y cuarta semana: el cuello de botella

• “El promedio de abandono de los tratamientos ambulatorios para bajar de peso –sin internación- cuando el paciente no logra el descenso deseado (que suele ser más alto que el  posible, es de tres a cuatro semanas”.

• “La primera semana habitualmente es exitosa producto del entusiasmo del paciente y de su dedicación al cumplimiento de los objetivos. Pero durante la segunda semana los niveles de motivación disminuyen porque empieza el sufrimiento por las restricciones a la hora de comer".

• “Durante la tercera y cuarta semana se generan demasiados displaceres principalmente emocionales que la persona comienza a no poder afrontar, en especial irritabilidad. El costo-beneficio parece ser negativo porque es alto el sufrimiento producto de la restricción en comparación con lo que la balanza le indica que va bajando”.

Sin excusas

“Cuando la persona que ha depositado la confianza en un profesional se da cuenta de que el saber de éste por sí solo no le otorga el poder de  solucionar su problema, abandona directamente el tratamiento sin dar explicaciones".
 
• “No da señales de vida porque en realidad tampoco decide en forma taxativa no continuar con sus visitas médicas, sino que suele tomar esta medida de una manera no tan consciente. Suele pensar ´sólo por hoy no voy a la consulta´, como ocurre con los alcohólicos, y así es como inconscientemente se abandona este tratamiento y se va en busca de otro profesional a quien pueda delegarle enteramente mi problema”.

Consecuencias psíquicas

• “Cuando la persona se da cuenta de que quien ha fracasado es él y no su terapeuta, puede reaccionar de distintas maneras. Pero hay un altísimo índice de auto-reproche por no haber podido cumplir con la prescripción médica”.

• “Para peor, en su entorno hay instalada una convicción de culpabilidad hacia su fracaso. Está esta idea de que si uno es gordo es porque quiere, o porque es vago para afrontar una dieta o porque es un irresponsable. Y ante el abandono del tratamiento se suele asumir esta culpa”.

Cómo debe actuar el entorno social y familiar

• No presionar. “No se debe presionar a la persona. Se debe entender que la obesidad no es una enfermedad como la gripe, que tiene un comienzo y un final. Con la obesidad se lucha toda la vida, y hay que ayudar a la persona a cambiar sus hábitos. En ese cambio de hábitos se debe saber que el fracaso es posible, porque de éste aprenderemos”.

• No condenar. “Es importante que la familia deje de acusar y condenar y que, en cambio, acompañe tratando de colaborar de distintas maneras. Por ejemplo, tener una alimentación más sana en general (sin hacer distinciones), quitar de la vista las cosas tentadoras; no sacarle a la persona la comida de la boca ni retarlo a la hora de comer. Entender que el ser querido está enfrentando una lucha y un sufrimiento intenso, y que normalmente la familia ha colaborado en que el paciente se trague las cosas en lugar de hablarlas”.

• Interesarse. “Es importante que entendamos que, esté cursando o no un tratamiento con profesionales, la persona posee la enfermedad. En ese marco debemos acompañar a nuestro ser querido a las consultas como lo acompañaríamos si tuviese que hacerse cualquier tipo de  estudio médico. Entonces, hay que estar con él, interesarse, ayudarlo a cumplir la dieta”.

• Educar. “Transmitir la idea de que no hay grandes secretos en esto de bajar de peso, y que todo depende de poder cambiar hábitos de vida. Ayudar a la persona a que entienda que la clave está en comer de todo en menores cantidades, en forma más organizada; en incorporar actividad física tanto formal como informal, entre otros puntos”.

Las ventajas de la internación para reducir el fracaso

• “La internación en vistas a bajar de peso es una opción ideal, por cuanto uno está cuidado día y noche por profesionales de todas las especialidades que no sólo lo ayudan a avanzar en el cumplimiento de su dieta sino que también lo incentivan a la práctica de actividad física y le brindan apoyo psicológico permanente para seguir adelante”.

Fuente: www.diquecito.com.ar

Escribir un comentario

Tags: adelgazar dietas perder peso sobrepeso

También te puede interesar:
100%

1 Comentarios “Consejos para no abandonar las Dietas”

5
el 12/12/2011
Internarse para bajar de peso?? jamás habia escuchado algo asi, pero suena interesante, creo que para muchas personas el bajar de peso no es tarea nada fácil y muchas veces no se tiene la fuerza de voluntad necesaria para lograrlo, aunque mi pregunta es; que porcentaje de las personas que salen de un centro para bajar de peso, continua con el régimen alimenticio y consigue mantener el peso deseado??

Escribir un comentario

Nombre: (Requerido)
E-Mail: (no será publicado) (requerido)

Tu comentario:

Puntuación:Pobre Excelente
captcha image
Código de confirmación: (Requerido)
Acepta las normas de participación
Terractiva 2010

«Terractiva 2010