The lack of appetite, and the importance of listening Gefühle und Mangel an Appetit Emociones y la falta de apetito

Emociones y la falta de apetito

Biomanantial

  11  Comentarios

Emociones y la falta de apetito

 “Siéntate y termina, no te levantes hasta que te lo acabes, si no comes no hay postre.” Y la inolvidable: “¿Cómo puedes dejar comida, cuando hay niños que no tienen nada?”

Muchas veces tenemos que pelar con los pequeños porque no comen bien o no se acaban lo que se les sirve. Y cuando no atienden las sugerencias, reglas o imposiciones de sus mayores, los adultos suelen caer en desesperación, empieza la batalla, muchas veces la manipulación con todo tipo de recursos. Esta reacción es hasta cierto punto normal por parte de los mayores quienes preocupados por que los más jóvenes se nutran, desean hacer todo lo posible para que así suceda. 

Sin embargo, hay algo que podemos considerar cuando los niños no quieren comer, y es su mundo emocional. Hemos hablado antes de otros tips para que los niños coman con gusto, y hemos mencionado como enseñarles límites, ofrecerles comida nutritiva y marcarles reglas sin tener que caer en una batalla diaria.

En esta ocasión hablaremos del aspecto emocional de los niños y jóvenes y la relación que pudiese haber con su falta de apetito.

Comer: un momento para nutrir las emociones también

La falta de apetito puede revelar cosas interesantes acerca del mundo interior de los jóvenes o pequeños. Un jovencito puede dejar de sentir apetito cuando:

• Se siente estresado
• Por rebeldía a sus mayores
• Por depresión
• Por llamar la atención de alguna forma.
• Por alguna enfermedad.
• Por miedo o ansiedad

La falta de apetito podría ser una pista importante para comunicarnos con ellos de una forma más profunda, una oportunidad para conocerlos más. Pero darle prioridad  al alimento antes de dársela a lo que siente, es anular la oportunidad de ayudarles a entender y resolver algo que les represente un conflicto y que podría tener fácil solución.

• Temor o ansiedad: una de las causas emocionales de la falta de apetito es el temor, sentirse amenazado o afectado bajo una circunstancia que parece esta fuera de nuestras manos. 
• Depresión: cuando se ha sufrido una desilusión o hay tristeza pro que las cosas no salen como se pretende, muy frecuente en los jóvenes.
• Inconformidad con la autoridad: al no poder arreglar las cosas de alguna forma, se empieza a caer en comportamientos que de alguna forma llaman la atención de los adultos.
• Rechazo a la imagen de uno mismo: estar obesos o tener un cuerpo que les desagrada puede ser motivo de la falta de apetito.
• Sentirse no queridos: sentirse queridos y aceptados es lo que más ansían los jóvenes y pequeños. Cuando ellos perciben que no reciben este nutrimento emocional tan importante , podrían caer ya sea un excesivo apetito o en una falta de.

Escuchar para nutrir el corazón

Los padres no necesariamente tienen que ser psicólogos profesionales para entender las demandas, problemas y conflictos de los niños y jóvenes. Pero si pueden hacer mucho, incluso más que una terapia profesional, si simplemente tienen la intención, una mente flexible y una buena capacidad para escuchar al jovencito. Y, aunque sea difícil de creer, esto resulta más fácil de llevar a cabo conforme los pequeños crecen y se vuelven adolescentes.

Un bebé puede absorber el mundo emocional que le rodea y sentirse irritable, fastidiado o ponerse nervioso y llorón. Pero dificilmente se le quitará el hambre por esto.. Es innecesario buscar formas para que un bebé coma, porque lo hará cuando sienta hambre. En todo caso, si  el bebé no tiene hambre o no se muestra apetitoso, habría quizá que considerar la idea de darle algun masaje o estimulación física para estimular su apetito, liberra estres  y hacer funcionar sus intestinos correctamente.

Sin embargo, en el caso de un joven, hay un remedio muy eficaz para combatrir la falta de apetito a causa de algun factor emocional, y este remedio se llama escuchar      

Escuchar a los jóvenes

Si nos volvemos sensibles y aprendemos escuchar con atención y cariño, sin involucrar nuestro juicio u opinión, podremos ayudar enormemente a que los jóvenes exploren y comprendan mejor lo que sienten. Saber escuchar sin intentar educar o decir “si esa mal o bien” algo, es una de las formas más sencillas, sabias y poderosas de ayudar a que ellos reflexionen en lo que sienten, y puedan madurar y nutrirse emocionalmente. Prestar oreja les ayuda a los jóvenes a liberar muchas tensiones emocionales, y es una muestra de afecto invaluable. Y la comida puede ser un momento extraordinario para escucharlos, pues muchas veces este momento es el único que se tiene para compartir una plática nutritiva.

Escuchar es algo que deberíamos de hacer aunque los niños sean pequeños y consideremos lo que dicen como algo tonto. Escuchar es otra forma de nutrir el corazón, de ayudarle a asimilar lo que le hace sentirse intranquilo y de retroalimentarse a partir de sus propias reflexione sy acciones. Esto, aunque no lo parezca, influye en el modo de comer y en el apetito de los jóvenes. Sentirse en paz y escuchado es el mejor aperitivo de todos. No sólo despertará el hambre, sino los hará comer con gusto, asimilando perfectamente el alimento.

Escribir un comentario

Tags: apetito bebés comida niños

También te puede interesar:
100%

11 Comentarios “Emociones y la falta de apetito”

5
el 01/12/2015
Hola a todos yo padesco de falta de apetito ya casi un año no como bien me dificulta comer Me preucupa mucho ya estoy desesperado necesito ayuda tengo miedo que esto me lleve a la muerte...
4
el 01/09/2015
He notado que muchas vece una jovencita ha perdido el apetito cuando tiene exámenes o se siente tensa, al punto que come poco, peor aun cuando le falta tiempo. Se le ha conversado pero manifiesta que no tiene deseos de comer y si lo hace es por obligación. Como hacer en estos casos para estimular su apetito.
4
el 14/01/2015
En el caso de los niños creo que es muy importante poner atención y conocer su comportamient para saber que es lo que les afecta, porque es muy cierto que cuando algo te emociona o preocupa pierdes el apetito y un niño puede que no sepa como expresarlo.
4
el 26/11/2014
La falta de apetito se puede deber a muchos factores, preocupación, recarga laboral, angustia, insatisfacción en fin son muchos los factores , pero lo importante es determinar la razón y comer lo que más no agrade tanto en pequeños como en adultos. No se debe imponer la comida porque no lo estamos comiendo con agrado y sin deseo eso es lo más preocupante. Aprovechar los momentos que nos genera apetito y alimentarnos con productos nutritivos como frutas o segundos balanceados.
4
el 22/08/2014
Efectivamente la falta de apetito en los bebes es porque no tiene hambre o presenta estrés, y en los más grandecitos por insatisfacciones y requieren ser escuchados sin ser interrumpidos para liberar esa carga emocional, el ser comprensivos y saber escuchar es importante para poder entender que les ocurre a nuestros hijos y de esta manera ayudarlos.
4
el 24/02/2014

Es necesario crear el hábito de comer desde bebes a sus horas cuando empiezan a llevarse la comida a la boca, ellos muestran apetito y de a pocos incrementarles nuevos alimentos, no se puede dejar que un niño no se alimente ya que esto repercute en su salud. Los hábitos alimenticios son necesarios y hay que respetarlos, hay muchos alimentos que no les gustará la primera vez pero de a pocos y conversándoles para que es bueno creo que optarán al menos por probar.
Mejor es que se alimenten sin ver televisión para que no se demoren tanto y así disfruten la comida.


5
el 02/01/2014
A mi los nervios me cierran completamente el estomago y me dan dolores de tripa padrzco de colon irritable y me es difícil controlar la angustia la mente manda mucho sobre nuestro cuerpo y es muy difícil controlarla
5
el 03/06/2013
Pues yo por mi experiencia creo que desde pequeños los niños deben comer de todo para que ellos puedan ir conociendo los sabores y texturas de los alimentos y asi al ir creciendo podemos saber cuales son sus gustos, yo no creo que debamos tenerlos ahi sentados toda la tarde hasta que se terminen lo que les hemos servido, pero cuando esto no funciona creo que es cuando debemos ir al doctor o analizar que le pasa al niño o al joven.
5
el 25/05/2011
HOLA, MI NOMBRE ES MARGARITA Y TENGO 22 AÑOS...QUIERO FELICITARLA POR EL ARTICULO QUE A PUBLICADO Y BUENO APROVECHO PARA CONTARLE QUE ULTIMAMENTE NO ME EH SENTIDO MUY BIEN, NO TENGO APETITO E INCLUSO SIENTO NAUSEAS POR LA COMIDA, ME ATERRA LA HORA DEL ALMUERZO Y TENGO MUCHO MIEDO POR VOMITAR, ME DESESPERO Y SIENTO MUCHO TEMOR...SOLO ME SIENTO BIEN CUANDO MI ESTOMAGO ESTA VACIO...LE EH CONTADO A MI MAMA LO QUE ME PASA PERO ELLA LO QUE HACE ES PONERSE SERIA Y LUEGO REGAÑARME. CUANDO LES CUENTO LO QUE ME PASA, TODOS PIENSAN QUE POSIBLEMENTE ESTE EMBARAZADA Y ME RIO PORQUE NO TENGO PAREJA NI NADA QUE SE LE PARESCA, ME DEDICO A ESTUDIAR Y TRABAJAR TODOS LOS DIAS DE LUNES A DOMINGO Y TODO EL TIEMPO ESTOY OCUPADA...AVECES PIENSO QUE SEA ESTRES...PERO ME GUSTARIA SABER QUE PODRIA HACER PARA AYUDARME A MI MISMA PORQUE NO QUIERO PREOCUPAR A MIS PADRES. MUCHAS GRACIAS Y ESPERO SU RESPUESTA.
5
el 08/10/2009
por favor ayuda mi hija tiene tres años y desde que nació es una constante guerra para que coma ya he intentado muchas manera para que coma y no me resulta, de verdad necesito que me ayuden. en estos momento esta muy baja de peso ni las frutas le gusta, recomiendeme una institución por favor.
5
el 27/07/2009
EJERCICIO Y CREATIVIDAD!!

Otra buena forma de estimular el apetito a los niños y jóvenes es poniendo horarios con actividades programadas. Por ejemplo, programar después de la escuela alguna sesión de ejercicios, los cuales, además de estimular el apetito ayudarán a liberar tensiones y "dolores emocionales". La natación, la gimnasia o danza, son excelentes recursos para lo anterior.

Hay que procurar, a medida que nos sea posible, mantener a los niños de alguna forma enfocados en cosas que les ayuden y les estimulen su creatividad, de esta manera se les fomenta el desahogo de muchas emociones porque se pueden expresar creativamente.

Cuando un niño no encuentra que hacer, puede empezar a dirigir su atención hacia las cosas que no le gustan, y absorberá más facilmente las situaciones de tensión que pudiese haber a su alrededor.

Las actividades programadas, además, haran que el niño o joven se adecúe a comer a horas precisas, y no este con la osciocidad de comer por nervios, aniedad o depresión comida chatarra (papas , refrescos, , galletas, etcétera) que no le nutre y solo le llena y le quita el hambre.

Un saludo afectuoso.

Laura G.

Escribir un comentario

Nombre: (Requerido)
E-Mail: (no será publicado) (requerido)

Tu comentario:

Puntuación:Pobre Excelente
captcha image
Código de confirmación: (Requerido)
Acepta las normas de participación
Gimnasia de mantenimiento

«Gimnasia de mantenimiento