What the food industry does not want you to know Was die Lebensmittelindustrie nicht möchte, dass sie wissen Lo que la industria alimentaria no quiere que sepas

Lo que la industria alimentaria no quiere que sepas

Biomanantial
por Miriam R.

  12  Comentarios

Lo que la industria alimentaria no quiere que sepas

En los últimos años, se ha establecido que la industria alimentaria y sus propagandas han jugado un papel determinante en la actual epidemia de obesidad, incitándonos al consumo desmesurado de toda clase de productos poco nutritivos y ricos en calorías, para convertir a los consumidores en comedores programados. Sin embargo, hoy en día, las personas se preocupan por la calorías, y su peso, de forma que la industria alimentaría, ofrece opciones diversas, libres de calorías, y hace campañas de alimentos saludables. A pesar de estas estrategias, debemos preguntarnos ¿Qué tan efectivas son las medidas que la industria alimentaria ha tomado para combatir la obesidad?

A pesar de que la industria de alimentos aparentemente toma medidas en la dirección correcta, con el lanzamiento de campañas para llevar los productos saludables en las escuelas, por ejemplo, las iniciativas de salud son a menudo sólo tácticas de mercadotecnia, el problema es, que la industria alimentaria, no quiere que nosotros comamos menos, sino mas.
 

Alimentos chatarras para niños

Los fabricantes de comida chatarra gastan miles de millones en publicidad de alimentos no saludables para niños. Se trata de llegar a los niños a través de los medios de comunicación tradicionales y en Internet, así como en la publicidad de las tiendas y sorteos. La mayor parte de estos anuncios son de productos poco saludables con alto contenido de calorías, azúcar, grasa y sodio. Las promociones suelen utilizar personajes de dibujos animados o regalos gratis para atraer a los niños al redil de comida chatarra. En la tele solamente, el niño promedio ve alrededor de  15 anuncios de comida chatarra al día, que anuncian desde cereales con mucha azúcar para el desayuno, la comida rápida, hasta refrescos, golosinas y snacks. Compare eso con los menos de 100 anuncios televisivos que el niño ve al año para de los alimentos saludables como frutas, verduras, y agua embotellada.

Minimizar efectos nocivos

 Los estudios que patrocinan los productores de alimentos tienden a minimizar los problemas de salud asociados a sus productos. Si un estudio es financiado por la industria, puede estar más cerca de la publicidad que de la ciencia.
 

Más procesos, menos beneficios para nosotros

Alimentos mínimamente procesados tales como frutas y verduras frescas, obviamente, no están donde las compañías de alimentos buscan ganancias. Las grandes sumas de dinero se encuentran en los alimentos procesados y productos chatarra. Sin embargo, estos productos son generalmente altos en calorías y bajos en valor nutricional.

Los alimentos naturales, son mucho más saciantes que su contraparte procesada

Las manzanas frescas tienen una abundancia de fibra y nutrientes que se pierden cuando se procesan en puré de manzana. Y la adición de azúcar u otros edulcorantes aumentan el número de calorías, a veces sin necesidad de añadirle la fruta natural. Pasa lo mismo con el pan blanco, de haría refinada, tiene mucho menos fibra y nutrientes en comparación con el pan de trigo integral molido a la piedra.

Las etiquetas como mercadotecnia

Una declaración de propiedades saludables en el etiquetado no significa necesariamente que sea un alimento saludable. Declaraciones de propiedades saludables, tales como " cero grasas trans" o "contiene trigo integral" puede crear la falsa impresión de que un producto es saludable cuando no lo es. Mientras que las declaraciones pueden ser verdad, un producto no va a beneficiar la salud de tus hijos si también está cargado con sal, azúcar o grasas saturadas, si por ejemplo, carece de nutrientes y fibra u otro. Estas afirmaciones son distractores calorías, puesto que hacen que la gente se olvide de las calorías.

Es muy común que los productos pongan fotos de frutas o granos, en su etiqueta, haciéndonos creer que están hechos con ese producto, pero muchas veces, sus ingredientes distan mucho de las frutas o alimentos naturales, como concentrados o jarabe de maíz, por lo que es importante, revisar los ingredientes y no dejarnos llevar por la mercadotecnia.


La industria alimentaria manipula las pautas nutricionales

Si la recomendación es reducir la carne que consumimos, la industria alimentaria, buscará la forma de sugerir cuidar tu salud, enviando un mensaje confuso, para que no dejes de consumir sus alimentos, en este caso, utilizaría una primicia como “elija carnes, aves y pescado que reduzcan el consumo de grasas saturadas”. Así promueven la salud, sin declarar, que debes consumir menos sus productos.

La industria alimentaria trabaja agresivamente para desacreditar a sus críticos

Y pueden conseguirlo de diversas formas, si una investigación amenaza su producto, ellos toman una determinación para hacer “lucir” su producto más saludable, ó patrocinan investigaciones que demuestren que se equivocan. Sea cual sea la cuestión, la industria alimentaria, no esta dispuesta a perder ingresos.

No se puede culpar a la industria alimentaria de la reciente y preocupante epidemia de obesidad, pero sin duda, es un factor muy importante, no obstante, la responsabilidad recae en nosotros, aprender a ignorar esta mercadotecnia y preocuparnos más por nuestra alimentación y salud.

Escribir un comentario

Tags: alimentos procesados comida chatarra industria alimentaria nutricion obesidad

También te puede interesar:

Fibra alimentaria

13 Comentarios

100%

12 Comentarios “Lo que la industria alimentaria no quiere que sepas”

4
el 08/06/2015
La manipulación de los productores es impresionante, ahora que he estado leyendo y empapandome mas de todo lo que es saludable y lo que no, me doy cuenta que efectivamente creemos lo que las etiquetas dicen sin darnos cuenta que no todo es realmente saludable, en l personal me molesta que las mamás les den a sus hijos para el lunch comida procesada, quesitos procesados, yogurth, gelatinas, cereales, galletitas y un momntosn de cosas que venden en cajas empaquetados listos para consumirse sin el mayor esfuerzo y creo que eso no es nada saludable porque desde pequeños los estamos privando de comer sano y natural y les estamos dando qumicos y "comida saludable" procesada. Creo que hay que leer bien las etiquetas y optar por lo mas natual y lo menos procesado siempre. En ocasiones los quepeñios productres con marcas desconocidas son quienes pueden ofrecer productos mas sanos.
4
el 07/05/2014
No podemos dejarnos manejar por la publicidad que nos muestran, somos lo suficientemente capaces de saber que es nutritivo o no, muchas veces por el apremio escogemos comidas pre cocidas o envasadas, las cuales no son malas pero si las consumimos con continuidad generan obesidad u otros problemas alimenticios por los conservantes que contiene.
El consumo de productos saludables los encontramos en las frutas y las verduras, las cuales las podemos aprovechar los fines de semana.

4
el 14/05/2014
Hola Sally, la influencia que tienen los medios de comunicación sobre nosotros, es muy perjudicial para nuestra salud, pues sabemos que en ocasiones se manipula la información para hacernos desear un producto que no es saludable, con imagenes y diseños atractivos, pero, sin duda alguna, los que tenemos la última palabra, somos nosotros los consumidores, por lo que creo que debemos hacer conciencia, y evitar dejarnos llevar por la publicidad recordando siempre, que es lo más saludable para nosotros. ¡Saludos!
4
el 06/02/2014
La publicidad en comidas seguirá bombardeando en nuestros hogares a través delos medios y los cuales no podemos parar, solo hacernos responsables de lo que comemos por nuestra propia cuenta, la obesidad está en incremento porque necesitamos concientizarnos si apoyamos este tipo de industria chatarra o le ponemos un alto con el consumo saludable de verduras, frutas y comida casera que es tan rica y nutritiva.
Ya en algunos países se están dando cuenta de lo dañino que puede ser el consumir constantemente comida chatarra por lo que recomiendan la comida sana, no van a quitar la comida chatarra del mercado pero tampoco darles su respaldo total. Está en nosotros elegir.


4
el 08/02/2014
Hola Sally, desafortunadamente, si no tenemos una consciencia como mencionas, es fácil que vayamos a caer en este tipo de publicidad, además, muchas veces desconocemos lo dañino que pueden resultar estos alimentos, si bien, se pueden consumir ocasionalmente, si no tomamos en cuenta que se trata de algo dañino para nuestra salud, es muy probable que con el tiempo volvamos un hábito su consumo, es importante, siempre recordar que nuestra salud es primero, saludos!
4
el 16/08/2013


Todo esta en saber consumir comidas nutritivas que nos aporten calorias adecuadas, todos sabemos que la publicidad esta a la orden del día solo de nosotros depende que comemos y que comenlos hijos, y si se sale de casa escoger platos adecuados preparados de manera natural sin tanto procesarloya que sabemos las consecuencias que acarean.
Educar es dar salud.

5
el 03/10/2012
En ese rubro engañoso para llamar la atención de los niños, están la mayoría de cereales en caja, donde de vitaminas y nutrientes no queda mucho más que el aporte alto en azúcar. Lamentablemente hacemos oídos sordos a lo que dicen los especialistas y hacemos caso a la publicidad.
5
el 04/10/2012
Tienes toda la razón, existen en la actualidad, toda clase de productos que dicen ser fortificados, y ricos en vitaminas y minerales, cuando en realidad, son solo un aporte excesivo de azúcar, que por supuesto, los niños prefieren, no solo debido a su sabor, sino también a toda la mercadotecnia que los rodea, con personajes que sirven para atraer a los niños, pero como bien mencionas, esta en los adultos, enseñar a los más pequeños a elegir opciones más saludables. Saludos!

3
el 27/09/2012
Los hábitos alimentarios se aprenden durante los primeros años de vida pero es prácticamente imposible reeducar a los adultos o a los adolescentes rebeldes y transgresores Además no podemos mantener encerrada a la gente en sus casas para que aprendan nuevos hábitos alimentarios y obligar a la gente a comer lo no quiere o no que no le gusta Además no podemos controlar todo el tiempo lo que hacen los demás con su salud ni prohibirles a los niños que vayan a la escuela ni podemos prohibirles que sigan estudiando una vez concluida la educación básica y obligatoria
5
el 28/09/2012
Hola Cecilia, definitivamente tienes razón, que no se le puede obligar a las personas, y generalmente es muy difícil, hacerlos cambiar de hábitos, por eso, debemos enfocarnos en hacer un cambio de conciencia, y motivarnos por una buena salud, lamentablemente, las personas solo comienzan a preocuparse, hasta que ven graves problemas de salud.

Yo creo, los esfuerzos no son en vano, probablemente muchas personas, prefieran condenarse a una vida de obesidad y mala calidad de vida, no obstante, se puede cambiar hábitos, y eso, ganando conciencia, por cada persona que lo consiga, vale la pena intentar. Saludos y muchas gracias por compartirnos tu opinión! :)

5
el 26/09/2012
es verdad que todos los medios de comunicacion nos bombardean con tantos anuncios de comida que les encantan a los niños pero no son saludables y claro es nuestra responsabilidad frenar ese consumo,.
5
el 26/09/2012
Hola Karime, gracias por el comentario tan acertado, lo que tenemos a favor, sin duda, es que como padres se puede influir positivamente en los hábitos de los más pequeños, y es de hecho nuestro deber y responsabilidad, si nosotros les enseñamos a distinguir los productos saludables de los que no, entonces les estarémos dando herramientas para que en el futuro tengan una mejor alimentación, no dejemos la educación de nuestros hijos a la televisión y al internet, saludos! :)

Escribir un comentario

Nombre: (Requerido)
E-Mail: (no será publicado) (requerido)

Tu comentario:

Puntuación:Pobre Excelente
captcha image
Código de confirmación: (Requerido)
Acepta las normas de participación
Retrasa el Envejecimiento con tu Dieta

«Retrasa el Envejecimiento con tu Dieta