Slow food: the revolt against fast food Slow Food gegen  Fast Food Slow food: rebelión contra la comida rápida

Slow food: rebelión contra la comida rápida

Biomanantial
por Nayeli R.

  4  Comentarios

Slow food: rebelión contra la comida rápida

Slow Food es una asociación internacional sin ánimo de lucro nacida en 1986 como respuesta a la invasión homogeneizadora de la “fast food” y al frenesí de la “fast life”. Hoy agrupa a más de 80.000 personas en 104 países de los cinco continentes.

Los Convivia –750 en total– son el punto de referencia del movimiento sobre el terreno, y organizan iniciativas para los asociados.

Hacia la eco-gastronomía

Slow Food es el eslabón entre ética y placer. En una palabra: eco-gastronomía. Slow Food exalta la diferencia de sabores, la producción alimentaria artesanal, la pequeña agricultura, técnicas de pesca y de ganadería sostenibles.

Slow Food restituye dignidad cultural a la comida, promueve la educación del gusto y se bate por la defensa de la biodiversidad. Salvar una raza o una especie vegetal en vías de extinción, significa preservar un ambiente, recuperar una receta, regalar un placer al paladar si este está suficientemente educado para apreciarlo.

Por la defensa de la biodiversidad Slow Food…

...denuncia a través del Arca del Gusto, en la que Slow Food estiba simbólicamente variedades vegetales y razas animales en peligro de desaparición.

...apoya mediante los Baluartes a proyectos concretos con el fin de salvaguardar no solo razas animales y variedades vegetales, sino también antiguas técnicas de producción, productos excelentes y los lugares donde se elaboran, hoy en particular en los países con mayores dificultades.

...honra con el Premio Slow Food por la defensa de la biodiversidad, a los paladines del planeta: personas o grupos que han desarrollado una labor encomiable por la salvaguardia de la biodiversidad. Personas sencillas, campesinos, pequeños artesanos, pastores, pescadores, que es importante conocer y dar a conocer.

...dispone recursos a través de la Fundación Slow Food por la biodiversidad. Se necesitan muchos recursos económicos para realizar todas las iniciativas en defensa de la biodiversidad. Para que este difícil trabajo sea eficaz y transparente, Slow Food, en colaboración con la Regione Toscana, ha creado una Fundación, activa desde finales del 2003.

Formar parte de Slow Food significa educar y educarse

Slow Food es educación alimentaria y del gusto, innovadora y original, basada en el despertar y formación de nuestros sentidos; en la degustación como experiencia formativa y de conocimiento; en el aprendizaje de las técnicas productivas de los alimentos. Con este fin, Slow Food organiza programas educativos a todos los niveles y para todos: para los niños y sus enseñantes, para los socios de todo el mundo y para quien desee participar en los eventos del movimiento.

La Universidad de Ciencias Gastronómicas, un polo universitario único en el mundo en el que reverdecerá la cultura gastronómica; donde se investigará al más alto nivel y donde convergerán para enseñar y renunirse los mejores expertos internacionales. Las dos prestigiosas sedes universitarias de Pollenzo y Colorno en Italia, acojerán a estudiantes de todo el mundo. Pero también habrá espacio para los socios y los profesionales del sector alimentario: master, conferencias, encuentros, cursos breves.

Para conocer a los productores y los productos alimentarios más slow del mundo…
Slow Food organiza una serie de acontecimientos que ofrecen la oportunidad de conocer y probar el fruto de una labor noble e indispensable: el Salone del Gusto de Turín, Cheese en Bra y Slow Fish en Génova, Italia; Westward Slow en Denver, EE.UU.; Aux Origines du Goût en Montpellier, Francia; el Mercado alemán del Queso en Nieheim, Alemania, y muchos otros eventos. Las manifestaciones son también un modo de explicar qué es Slow Food y cómo trabaja en el mundo.

El gusto de la lectura: las revistas

Slow: mensajera de gusto y cultura

Nacida para intercambiar experiencias y conocimientos entre países, culturas y tradiciones diversas, la revista internacional publica cuatro números al año, en seis diferentes idiomas: historia y geografía de la alimentación; consumos y tendencias del gusto; vinos, cervezas, quesos, productos típicos; defensa de la biodiversidad; Baluartes y recuperación de productos locales.

Las publicaciones nacionales

Son los instrumentos de más inmediata comunicación en los países en los que Slow Food cuenta y contará con Convivia, proyectos, iniciativas en pleno desarrollo. Para contarnos historias de compromiso cotidiano, de tradición y terruño, de Baluartes y de las comunidades que velan por ellos.

Fuente: www.slowfood.org

Escribir un comentario

Tags: alimentación sana comida basura comida rapida eco-gastronomia slow food

También te puede interesar:
100%

4 Comentarios “Slow food: rebelión contra la comida rápida”

5
el 30/11/2016
Un movimiento muy interesante, la verdad es que educarse en esto sería fantástico, me encantarara tener más información del tema, saben en donde puedo conseguirla, de buena fuente?
4
el 04/05/2016
la comida chatarra sabe mal y es mala, de vez en cuando se puede disfrtar comer una papas fritas que mas bien parecen plastico pero creo que la misma grasa genera adcción poruqe seamos relistas, no es comida rica. Creo que este movimiento es muy interesante, creoq eu hay recetas sencillas y alimentos nutritivos que son ricos, no todo es lechuga y vegetales al vapor, que es como la idea que tenemos de lo saludable.
4
el 09/06/2015
Es realmente loable la labor que cumple esta organización que entre sus objetivos está la defensa de la biodiversidad y promueve una adecuada alimentación, saludable y nutritiva, como los productos orgánicos. Organizaciones como slow food deben seguir exponiendo sus puntos de vista para crear conciencia frente a la comida rápida que realmente no es nada nutritiva.
5
el 08/12/2011
No conocía sobre este movimiento slow food pero me parece increible, soy de la idea que después de descubrir la vida fácil y acelerada poco a poco nos hemos dado cuenta que lo más natural es lo más sano.
Ojalá todos pensaramos asi y tuvieramos tiempo de vivir más relajadamente sin tener que comer comidas rapidas y poder disfrutar un poco más de la vida, mientras conservamos lo que nos rodea.

Escribir un comentario

Nombre: (Requerido)
E-Mail: (no será publicado) (requerido)

Tu comentario:

Puntuación:Pobre Excelente
captcha image
Código de confirmación: (Requerido)
Acepta las normas de participación
Detección de transgénicos

«Detección de transgénicos